La relación que tenemos con nuestra alimentación a veces no nos resulta satisfactoria. Puede que comamos de manera impulsiva, sin poner atención a lo que nos sienta bien y a lo que no, sin tener en cuenta nuestras necesidades y sin seguir unas ciertas pautas de alimentación saludable. Este caos a la hora de alimentarnos puede ser un reflejo de nuestra deteriorada salud emocional, o a la inversa. La relación que existe entre salud emocional y alimentación es algo que debemos tener en cuenta para entender el malestar o los desajustes que podamos sentir, tanto en nuestro cuerpo como en nuestra mente.

Pongamos varios ejemplos. ¿Quién no ha acudido a un dulce para mitigar la sensación de tristeza? ¿A cuántos se nos ha cerrado el estómago ante una situación de estrés o de nervios? ¿O quién no ha tenido una sensación de felicidad al comer un plato que se cocinaba en su infancia y que le evoca buenos recuerdos?

Una mala alimentación puede llevarnos a la depresión, al malestar continuado o a la enfermedad y, por otro lado, el estar triste o sentir ansiedad nos puede conducir a alimentarnos mal. Algunos pacientes acuden a mi consulta para adquirir unos buenos hábitos alimentarios. Les proporciono unas pautas a seguir, elaboramos un menú semanal e incluso el paciente puede que empiece a cambiar los productos de su despensa. Pero muchas veces este propósito solo dura algunos días o semanas y es muy probable a que haya otros problemas emocionales detrás. Y es que para perseverar en alimentarnos mejor debemos sentirnos bien y en equilibrio. Esto no es incompatible con comer algún dulce o algún alimento menos saludable, pero siempre de manera ocasional y controlada.

Os animo así a cuidar vuestra alimentación, pero también a llevar una vida más sosegada, sin ansiedad, poniendo toda nuestra atención en el presente, en el aquí y ahora. No solo debemos reeducar nuestro paladar, sino también nuestra mente.

POSTED BY Gemma Bes Padrós | Oct, 24, 2017 |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *