Ingredientes: 1 taza de harina de garbanzo, 1/2 c.p de sal marina, 1/4 c.p de cúrcuma molida, 3 tazas de agua, aceite de oliva.

Elaboración: Colocamos la harina de garbanzo en un recipiente junto con la sal y la cúrcuma Batimos. Agregamos 1 y 1/2 tazas de agua y mezclamos hasta que quede suave. Untamos ligeramente con aceite de oliva una fuente cuadrada.
Hervimos las 1 y 1/2 tazas de agua restantes. Reducimos el fuego a medio-alto y agregamos la harina de garbanzo y la mezcla de agua. Batimos sobre el fuego hasta que la mezcla se vuelva espesa y brillante durante unos 8 minutos.
Vertemos inmediatamente en la fuente untada previamene y dejamos enfriar a temperatura ambiente durante al menos 1 hora. Cuanto más tiempo más agua se drenará del tofu y más firme se pondrá.
Cortamos en el tamaño y la forma deseada. Esto dependerá de cómo vamos a usarlo. Una buena opción es cortarlo en cubos de 2 a 3 cm. Almacenamos en un recipiente hermético y guardamos hasta 3 días.

POSTED BY Nutreatude | Abr, 17, 2018 |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *