La educación alimentaria y nutricional es un aspecto fundamental para el desarrollo de los niños y niñas. Es un aprendizaje esencial durante los primeros años de vida.

Alimentarse es una de las funciones vitales de nuestro organismo y por ello debemos darle la máxima importancia. Facilitar un buen estado nutricional desde una perspectiva holística, respetuosa y poner en valor la importancia de adquirir unos buenos hábitos en el hogar, seguramente ayudará a la adquisición responsable, consciente y saludable de la alimentación en la edad adulta.

La creación de hábitos alimenticios saludables en los niños puede ayudar a prevenir el sobrepeso y la obesidad, la desnutrición crónica, el retardo del crecimiento y la anemia, entre otros.

Cada etapa de la vida tiene sus peculiaridades y necesidades a las que hay que ir adaptando la alimentación. Los primeros años de vida del niño y niña son muy importantes desde diferentes puntos de vista, y la dieta forma uno de sus pilares. La nutrición en el período prenatal y en los primeros siete años de la vida de una persona es clave para el desarrollo de todo el organismo.

Los beneficios de una buena alimentación se traducen en un gran desarrollo y rendimiento del cerebro, el cual tendría muchas dificultades para realizar sus funciones si desde un principio no recibe los nutrientes necesarios que aporta una dieta equilibrada.

En la infancia la nutrición tiene una gran relevancia entre otras razones porque es una etapa de desarrollo de las membranas y de la mielina de nuestras neuronas, por lo que alimentos ricos en proteínas serán de gran relevancia en esta etapa de la vida. Se caracteriza por ser el periodo donde se produce un mayor crecimiento físico y desarrollo psicomotor.

La capacidad de aprendizaje, lenguaje, atención, memoria, funciones ejecutivas, rendimiento cognitivo y hasta los estados de ánimo están ligados a una dieta de calidad durante la infancia.

Eso significa que la alimentación no sólo tiene que proporcionar energía para mantener las funciones vitales, sino que además debe cubrir unas necesidades mayores relacionadas con el crecimiento y la maduración.

Comer en la escuela

La comida en la escuela ha de ser un momento agradable y tranquilo, organizado de tal modo que sea un tiempo de placer para los niños, que propicie las relaciones entre los pequeños y sus cuidadores, y su progresiva ampliación de relaciones. Debe ser una relación afectiva, segura y estable.

La escuela debe constituir un espacio en el que se desarrolle el respeto suficiente para que cada niño y cada niña vayan regulando sus propias necesidades de alimentación y habituándose a las normas, interiorizando costumbres y aprendizajes.

A través de la observación, pronto distinguiremos sus características particulares: el tiempo que suelen necesitar para comer, sus horarios, sus preferencias en cuanto a gusto, temperatura y consistencia de los alimentos e iremos adaptándonos a los cambios que se vayan produciendo.

El ambiente de aprendizaje

Pensaremos en la organización de espacios, en los tiempos, en los materiales y en la distribución de tareas para disfrutar de la mayor tranquilidad y calma en el momento de la comida. Evitaremos el ruido, las agrupaciones numerosas, pues debemos tender a la individualización y a la atención de los pequeños grupos.

Intentaremos convertir el lugar en el que se desarrolla la comida en un espacio acogedor, próximo al hogar, en el que cuidaremos los detalles.

Objetivos de NUTREATUDE para la alimentación y la nutrición infantil en comedores escolares:

  • Proporcionar alimentos de calidad, dentro de una dieta equilibrada, adecuada a cada grupo de edad y nivel de desarrollo.
  • Respetar la identidad gastronómica de Mallorca, encajando la dieta dentro de unos hábitos alimentarios y costumbres. Fomentando la economía local y sostenible. Es uno de los pilares que vinculamos a los comedores escolares.
  • Promover la adquisición de hábitos alimentarios saludables, tanto desde el punto de vista nutricional como educativo y social.
  • Favorecer actitudes positivas hacia el consumo de alimentos saludables, de temporada y el disfrute en el acto de comer. El consumo de alimentos de temporada conlleva grandes beneficios desde el punto de vista nutricional, medioambiental y sostenibilidad.
  • Satisfacer las necesidades emocionales y afectivas ligadas con la alimentación.
  • Mantener el estado de salud e iniciar la prevención de las enfermedades crónicas en la edad adulta ligadas a la alimentación.

¿Cómo diseñamos los menús?

Dieta mediterránea como base: la base de la dieta de nuestra región es el consumo diario de verduras de temporada, cereales antiguos, legumbres, pescado y aceite de oliva. Las producciones locales y cercanas nos permiten crear menús sostenibles y favorecer los buenos hábitos alimenticios. Dentro de los tres grandes grupos de alimentos también es importante ofrecer variedad por su aporte nutricional y para ofrecer una propuesta que tenga una buena aceptación a nivel de diversidad.

El equilibrio de la comida: Las propuesta de menús están elaborados ​​por GEMMA BES y ESTRELLA ALBA nutricionista/dietista, así podemos  garantizar los valores del proyecto y al mismo tiempo el aporte de nutrientes necesario para cada grupo de edad.

Recomendamos la introducción de alimentos ecológicos en los menús (en la medida de las posibilidades), comenzando por los más sencillos (verduras, frutas, cereales antiguos, legumbres). Presentan mayor concentración de vitaminas, minerales y antioxidantes.

Restringimos el consumo de alimentos procesados, además de limitar el consumo de frituras y de alimentos precocinados. Apostamos por alimentos saludables en los comedores escolares y promocionamos su continuidad en los desayunos, meriendas, cenas.

Recuperar la dimensión educativa del comedor: Los centros escolares se convierten en entornos facilitadores para el cambio de valores, creencias, aptitudes y prácticas en hábitos de consumo. Iniciativas innovadoras que ayudan a socializar debates sobre el funcionamiento del sistema alimentario y sus impactos sobre la salud, los modelos económicos y la sostenibilidad ambiental.

TAGS : alimentación comedor escuela hábitos infantil niños
POSTED BY Nutreatude | May, 24, 2018 |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *